- DISEÑO GRÁFICO Y WEB PARA PROFESIONALES DE LA SALUD -

Hongos y cándidas

El hongo oportunista,
La candidiasis sistémica

La candidiasis, es una infección causada por diversas variedades de cándidas, hay infinidad de ellas, a día de hoy se conocen sobre unas 150 diferentes.

Estas especies están en todas partes, en el agua, el aire, la naturaleza, incluso muchas de ellas forman parte de nuestra microbiota o microbioma; en la piel, en membranas mucosas sobre todo en las del tracto intestinal. ¡Les encantan las zonas húmedas!

El contacto con el ser humano puede aparecer a muy temprana edad, incluso desde el momento del parto, si la madre presenta candidiasis.
El recién nacido es muy susceptible a contagiarse ya que éste nace con muy pocas defensas en su piel y aún no tiene un PH correcto.

Las cándidas aprovechan cualquier situación de bajada de defensas para proliferar, y está puede llegar a diseminarse por todo el cuerpo…

En la mayoría de ocasiones, no se asocian síntomas frecuentes a la candidiasis

Y es importantísimo empezar a relacionarlas...
En muchas ocasiones pueden verse en:
  • Uñas
  • Sangre
  • Saliva
  • En forma de levaduras aisladas o de forma miceliar …
Según estudios y aunque parezca raro, estas cándidas aparecen en muchas de estas enfermedades y podrían estar relacionadas:
 

Como vemos, éstas pueden estar relacionadas con muchas patologías y es que una bajada de defensas del organismo ante cualquier enfermedad puede hacer un habitat muy idóneo para la candidiasis.

Muchas veces estas patologías o síntomas son muy difíciles de asociar, ya que no se reflejan en las pruebas bioquímicas.
El colesterol, urea, ácido úrico, transaminasas, pruebas de imágenes... salen dentro de los límites, pero aunque el afectado presenta síntomas evidentes, es diagnosticado de ansiedad, transtornos depresivos, enfermedades autoinmunes...

Y se le empieza a pautar un tratamiento de antidepresivos, corticoides, inmunoreguladores, antiinflamatorios, analgésicos...

Es normal que el afectado con estas pautas mejore durante los primeros meses, pero con el tiempo, va a necesitar de ‘esa pastilla’ para controlar los síntomas, los cuales cada vez van a ser más pronunciados y solo queda la opción de aumentar la dosis.
Por ello, es importantísimo analizar con más detalle la situación real y no pensar que la solución está simplemente en tapar los síntomas.

Las principales especies de cándida, son saprófitas; forman parte de la microbiota normal del ser humano y además tienen que estar ahí, pero con un equilibrio.
Éstas se encargan de absorber cantidad de metales, evitan que el mercurio entre a la sangre y junto a las bacterias, ayudan a degradar restos de alimentos mal digeridos y mantener el PH.
Es el desequilibrio el que empieza a generar desajustes y consecuencias, al igual que el de las bacterias.

Factores que predisponen

El contacto con el calor y la humedad les encanta.
Por supuesto, hay factores genéticos pero también adquiridos, como en cualquier patología.

De todas las infecciones cándidas, las más frecuentes son la candidiasis vulvo vaginal, la candidiasis oral (Muguet), la candidiasis Esofágica …

Luego están las candidiasis sistémicas, que pasan las barreras cutáneas hasta la sangre donde no deberían estar (Candidemia). Se dispersa por todo el organismo y pueden afectar a cualquier órgano o parte del cuerpo.

Y no nos olvidemos de la candidiasis intestinal.
Un origen muy común que ayuda a alimentarlas, muy influenciada por la dieta alta en carbohidratos debido a que la cándida tiene dos estados, el estado saprófito que es el que vive de la materia orgánica en descomposición (beneficiosa en un número controlado) formando parte del microbioma en forma de levadura, y por otro lado está el estado miscelial de las cándidas en personas más afectadas, donde perforan más el intestino pasando en más cantidad a la sangre y otros órganos.

Para un buen diagnóstico, es interesante por lo tanto, ver si hay cándida en el intestino, ya que si se descarta erróneamente siempre habrán recidivas en otros tipos de cándida, como puede ser en la piel, en los ojos y otros órganos afectados.

Son inmunopresoras y debido a todo esto, pueden verse aumentadas también el número de bacterias (posible sobrecrecimiento bacteriano), y además nos exponemos a más infecciones parasitarias.
Realmente es difícil conocer qué fue primero ¿La cándida o el fallo en el sistema inmune, el SIBO o la hipoclorhídria…?

Al final llegamos siempre a la misma conclusión,
el sistema inmune y el equilibrio de la microbiota son la clave

Para un buen diagnostico, primero debe verse sospecha clinica y posteriormente, visualizacion directa con microscopio a partir de preparaciones en fresco, de los tejidos afectados o en la sangre.
Cultivos de hongos en medios diferentes, análisis como la serología Igg, igM, igA… Aunque muchas veces se dan falsos negativos aún teniendo cándidas en sangre…

Las toxinas, tan relacionadas con las cándidas …

Éstas generan una gran cantidad de metabolitos tóxicos y es importante conocerlos para entender muchos de los síntomas:
  • El Acetaldehído, 20 veces más tóxico que el alcohol, puede dañar incluso el ADN. Destruye la vitamina B6, deprime el sistema inmune, destruye enzimas necesarias del higado que ayudan a la desintoxicació y reacciona con la dopamina.
  • El ácido tartárico, con enzimas muy importantes para tener trifosfato de adenosina, que es un nucleótido fundamental en la obtención de energía celular. Los afectados de cándida suelen tener síntomas de cansancio debido a ello, además de posibles diarreas, vómitos…
  • El arabinol, que se absorbe por el hígado, se transforma en arabinosa donde se metaboliza por la orina y es desde ahí desde donde debe analizarse ya que suele dar problemas de autoinmunidad.
  • Otros tóxicos que influyen en la serotonina (hormona de la felicidad) los cuales pueden provocar desajustes mentales.
    Cada día se relaciona más con el autismo, la esquizofrenia… Y también afectan al sistema nervioso y se relaciona incluso con el parkinson, la demencia…

Estos tóxicos intervienen en un número elevado de patologías, son estos metabolitos y desechos y no la cándida en sí, los que van a nuestra sangre y traen problemas.

La cándida además, genera una serie de enzimas extracelulares que deterioran las mucosas, por eso se ven normalmente en los ojos, garganta…
Y el sistema endocrino muchas veces también es alterado provocando un desequilibrio hormonal.

Estas levaduras pueden incluso transformarse genéticamente, algunas ya tienen ADN, el cual se introduce en nuestras células y esas células geneticamente transformadas generan productos metabólicos.
Son células sensibles a antifúngicos pero no mueren ya que son células propias,
por eso hay muchas personas que tienen muy complicado tratar una candidiasis.

Además muchas de ellas se esconden en el intestino creando esporas de resistencia y cuando tienen un ambiente idóneo vuelven al intestino para reproducirse.
¡Muy listas ellas…!

Muchas personas son diagnosticadas de enfermedades autoinmunes sin antes haber descartado la candidiasis y si no se estudia esta posibilidad, la enfermedad puede avanzar mucho más rápido.

Hay que reflexionar sobre como puede estar tan relacionada. Dependiendo de los síntomas puede entenderse y relacionarse con una enfermedad u otra.
Dependiendo de su localización, podremos abordarla mejor pero celularmente es la misma infección y debe ser tratada por igual.

Para ir entendiéndolo más...

Pruebas

Pruebas cándida

Una posible orientación casera Consiste en no comer ni beber nada a primera hora de la mañana, llenar un vaso

Leer Más >>
Salud y consciencia

Tratamientos cándida

Candidiasis sistémicaLas diferentes etapas Una infección por levaduras cándida necesita sí o sí una dieta específica.Eliminar productos y ampliar ciertos

Leer Más >>
Ariadna Pastor Sánchez

Ariadna Pastor Sánchez

Diseñadora gráfica y web: Ayudo a profesionales de la salud a crear un negocio online consciente acorde a su especialidad e identidad visual, para sacar partido a sus conocimientos y en consecuencia ayudar más personas afectadas.

¡Gracias por compartir!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

¡Me interesa tu opinión!

¿Sufres de candidiasis a menudo?

Deja un comentario

Responsable: Ariadna Pastor Sánchez
Finalidad: Gestionar el comentario que dejes aquí después de leer el post.
Legitimación: Consentimiento del usuario
Destinatario: Los datos que me vas a facilitar a través de este formulario de contacto,
van a ser almacenados en los servidores del proveedor de email y hosting, que también cumple con la ler RGPD.
Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en
hola@ariadnapastorsanchez.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
Información adicional: En https://www.ariadnapastorsanchez.com/politica-de-privacidad/ de
www.ariadnapastorsanchez.com, encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso
de su información personal, incluida información sobre acceso, conversación, rectificación, eliminación, seguridad y otros temas.

Ey afectado, no dejes de ver estos artículos:

Patologías

Parásitos

Las Infecciones parasitarias… Cada vez cogen más fuerza! En la antigüedad se pensaba que era imposible que

Leer más >
Dietas

Dieta histamina

Antes de empezar una dieta baja en histaminadebes saber… Cuando aparecen síntomas relacionados con el aumento de

Leer más >
Patologías

Intolerancia al gluten

Celiaquía, sensibilidad e intolerancia¿Cómo se diagnostica a un celíaco? Se diagnostica bajo unos criterios que sirven para

Leer más >

¿Buscas algo?

¡HOLA!

Un día decidí ayudar a personas en mi misma situación y aquí estoy hoy…

Leer más

CARNE DE PASTO

online

ey afectad@

ESTO ES LO QUE TENGO PARA TI

POR UNA VIDA

sin tóxicos

PROFESIONALES

online

Últimos artículos