Mi historia clínica, mis patologías y mis conclusiones

El principio de una larga lucha
Con el mejor final posible

Antes de explicarte como fueron estos 9 años y como bien dice el título de este artículo, quiero que entiendas que cada persona es única y por lo tanto, muchas de las patologías que de las que nombro en esta web pueden reflejarse con síntomas diferentes de una persona a otra.
Incluso tampoco sería correcto pensar que solo exista un único causante.

Aquí voy a hablarte de cómo ha sido mi historia clínica, el paso por mis patologías y voy a explicarte las conclusiones a las que a día de hoy he llegado con respecto a las patologías autoinmunes.
Pienso además seguir actualizándome, porque he descubierto gracias a todo esto que me encanta ver resultados alucinantes aplicando conocimientos que hasta entonces nadie me había enseñado.

Con mi historia, mis artículos y mis recursos, pretendo empoderarte de información y herramientas que a mí me ha costado tiempo encontrar, que he contrastado con profesionales de la salud y lo más importante, que he comprobado que funcionan en mí misma y tienen el mayor sentido.

No sé si incluso antes de los 20 años ya mi cuerpo marcaba que algo no iba bien…

Ahora, después de casi una década, pienso que en aquel entonces cada vez que mi estómago sufría episodios de fuerte acidez mi mente ya lo tomaba como algo normal e intentaba argumentarlo (el quemazón vive en mí).

Mi problema con la acidez gástrica era diario. En muchas ocasiones no podía hablar con total normalidad y beber agua era lo único que me calmaba durante 1 segundo, pero luego volvía para quemarme aún más…
La acidez/quemazón pasaba de mi estómago a la garganta y después llegaba a mi boca, tenía la sensación de que mi saliva era puro ácido, y aunque era una sensación, no sabía aún que era una realidad…

Además, tenía muchísimos eccemas en la cara y en el cuero cabelludo, mis uñas se quebraban de manera exagerada y en muchas ocasiones sentía un vacío en el estómago tremendo, como si llevase sin comer mucho tiempo, aunque acabase de hacerlo.
Todo aquello me ponía más nerviosa, sabía que algo no iba bien y pensaba constantemente en que si no lo solucionaba a la larga iba a tener problemas más serios seguro…

Como buena inconformista que soy, nunca perdí la esperanza de dar con la solución…

Mi camino clínico para dar con el causante y la solución empezó en 2009 aproximadamente…
Aunque durante esta casi década imaginarás que he pasado por muchos especialistas, pruebas y diagnósticos, quizás lo que más me llama ahora la atención es la constancia que he conseguido perpetuar hasta llegar al objetivo, que no era más que estar bien y sentirme sana.

‘Claro, ahora que estás bien ya no te acuerdas de lo frustrante que era buscar y buscar ¿verdad?’
Puede que sea así y haya hecho reset (y yo feliz).

Es cierto que recuerdo muchos cabreos con el sistema sanitario, las pruebas poco definidas, los profesionales con poca empatía, etc. Pero al final te das cuenta que no puedes culpar a los demás, ni hacerlos responsables de un problema que vive en ti, sobre todo si no sabes ni de dónde viene.
Más que nada porque además eso genera ira y frustración, que irá en contra de tu salud aún más.

Quiero dejar claro en este proyecto, que es evidente que hay profesionales de la salud más actualizados por estas patologías autoinmunes que otros, pero eso no les convierte a ninguno en únicos responsables.
Si no estás contento con el profesional que lleva tu caso después de leerme o si crees que no está teniendo en cuenta lo que debería, busca a otro, pero no dediques tu tiempo y energías en culparles de algo que está pasando en tí mismo y que seguramente puedas hacer tu más que ellos, créeme. Céntrate mejor en buscar a ese profesional que te ayudará a encontrar los causantes de tu situación y mejorarla.

Por hacerte un resumen clínico: (ya que este solo es mi caso y no es con lo que quiero que te quedes de mi experiencia…)

  • Pasé por 4 gastroscopias con biopsia (solo irritación aparente)
  • 3 o 4 pruebas de Helicobacter Pylori (negativo, negativo, negativo…)
  • Ecografías (todo ok)
  • Muestras de heces en diferentes laboratorios (todo ok)
  • Muchas visitas con el digestivo, el alergólogo, el dermatólogo, el internista, etc… (conclusiones varias, acción/resultado= 0)

Debido a que todas las pruebas que me habían realizado hasta el momento salían dentro de la normalidad, los profesionales que me intentaron ayudar durante 7 años no pudieron ver realmente a qué se debía mi fuerte acidez.

Pero tenía que seguir intentándolo… Si no, no tenía derecho a quejarme ni de la acidez, ni de los profesionales que intentaban ayudarme para darme una solución (o por lo menos sé que la mayoría así lo hubiese querido).

Algunos pensaban que era por exceso de ácido, por sensibilidad al gluten, por estrés… Pero ninguno de los métodos que seguí me sirvieron para mejorar, solo para tapar un poco los síntomas sin éxito en la mayoría de ocasiones…
Mi diagnóstico cuando alguien veía mi cara de sufrimiento en el trabajo, haciendo la compra o en quedadas sociales era: Bueno… es que parece que tengo gastritis crónica…

Siempre he pensado que las personas se quejan mucho y hacen poco por cambiar sus situaciones, en cualquier aspecto de la vida, pero es cierto que en muchas ocasiones me venía abajo y pensaba que debía aprender a vivir con aquello con lo que ni siquiera sabía a qué se debía.
A veces, cuando uno se siente perdido ante el desconocimiento a lo que a salud se refiere, cuando siente las consecuencias día tras día de algo que no entiende, es lógico venirse abajo y empezar a verlo todo negativo.

Cuando todo empezó a tener sentido y lógica…

Si has pasado por mi historia habrás leído sobre un momento clave en mi vida.
En ese momento clave, en el que perdí a mi madre por un cáncer de mama, todo estalló.
Yo era consciente en todo momento de ese estallido y jamás dejé que esa situación fuese la que me llevase aún más a la desesperación emocional, debido al sentimiento de pérdida y mi continua acidez, la cual cada día era mayor…

Aproveché toda la rabia, impotencia y energía que se generó en mí para plantarme de nuevo y empezar una vez más la búsqueda para calmar mis síntomas. Ya no solo era acidez, sino que además notaba que muchos alimentos no me sentaban bien, me generaban hinchazón, distensión abdominal… ¿Te suena?

Cambié mi ciudad, mi entorno social, mi trabajo y empecé a echar horas delante de un ordenador:
Leí artículos como este, de personas que estaban pasando por lo mismo que yo, contrasté muchísimos estudios, conclusiones, foros, grupos en las redes sociales, profesionales online… Incluso varios de nosotros llegamos a crearnos un grupo de afectados por estas patologías, donde compartíamos resultados clínicos, nos aconsejábamos profesionales y nos dábamos ánimos los unos a los otros.
Y hablo en pasado porque gracias a esa unión y a un gran aprendizaje compartido, a día de hoy puedo decir que he conocido a grandes personas que como yo, han conseguido entender, abordar y sanar.
‘La unión hace la fuerza’

 El primer día que algo resonó en mí fue leer sobre la ahora ya conocida intolerancia a la fructosa.
Entonces casi no se valoraba y yo, sinceramente, no sabía ni lo que era. Pero curiosamente, si me paraba a analizar mi sintomatología, empeoraba cuando consumía verduras y frutas.

Entré en un grupo de Facebook sobre intolerancia a la fructosa y fue allí donde gracias a la información que brinda el Dr. Blas López Rueda, tuve por primera vez la sensación de que por fin estaba leyendo algo con lógica y sentido.
El Dr. Blas, urólogo jubilado, creó este grupo de Facebook en 2009 para ayudar a personas afectadas a entender lo que significa la intolerancia a la fructosa. Todo esto debido a que su hija también sufría dichos problemas y estaba consiguiendo ayudarla. Desde entonces ha conseguido ayudar a muchísimas personas de forma desinteresada, desde aquí quiero darle las gracias por su grandísima labor diaria, porque sé a ciencia cierta que este simple grupo de Facebook ha conseguido grandes cosas y lo seguirá haciendo.

Por eso uno de mis recursos para ti sin duda es este gran grupo de apoyo, te animo a que leas de qué trata y que valores si necesitas o no unirte a él. A mí me abrió las puertas y es posible que incluso ya hayas oído hablar de él porque ya sumamos más de 19.000 miembros…

Con mucha información en mi mano (literalmente) y bastantes argumentos sobre la posible relación, acudí a un digestivo que me envió a hacer el test de mala absorción a la fructosa y el test de sobrecrecimiento bacteriano.
¡¡POR FIN tenía positivos!!

En internet hay mucha información y en el ámbito sanitario hay mucho contenido falso que puede entorpecer a la persona que busca soluciones, pero yo, a día de hoy puedo decir que aunque me ha costado, he encontrado el principio de mi solución gracias a la información de internet.

Evidentemente hay que contrastarla y valorarla. Mucha de ella se contradecía, pero por lo menos tenía una pista de por dónde tirar. Fue rápido el verme reflejada en los síntomas, pero tuve que tener consciencia sobre la otra cara de internet y no dejarme llevar por mucha información de la que solo se hablaba de cáncer como causante.

 La medicina integrativa fue la puerta al cambio

Debido al desconocimiento de varios digestivos sobre esta patología y con mis resultados positivos en la mano, una vez más tuve que ponerme en manos de internet para buscar a profesionales que de verdad pudiesen ayudarme.
Gracias al intercambio de opiniones del grupo de afectados y a mis investigaciones por internet, empecé a leer sobre la medicina integrativa y vi lo relacionada que estaba con muchas patologías autoinmunes.

Si no sabes lo que es exactamente la medicina integrativa te aconsejo que leas mi artículo para que puedas tener una visión más amplia desde el principio.

Tras leer muchísimo sobre la medicina integrativa y la Psiconeuroinmunología, llegué a las Clínicas Regenera de Barcelona con mi positivo en intolerancia a la fructosa y en sobrecrecimiento bacteriano.

Decidí ir allí porque, además de ayudarme a entender estas patologías a través de sus contenidos online, un familiar con problemas digestivos también había acudido y me hablaba maravillas.
Tenía que optar por algo diferente esta vez, y aunque estaba pagando mutua y seguridad social, no me lo pensé dos veces y empecé a acudir a sus consultas.
Si no sabes lo que es la Psiconeuroinmunología, te recomiendo que veas el recurso que he creado en el que te explico por qué con Regenera y por qué a través de la PNI.

¡¡Y lo conseguí!!

En menos de 5 meses mi acidez desapareció después de 9 añazos (que se dice pronto…)

Lo primero que hizo mi PNI (Psiconeuroinmunólogo) fue preguntarme infinidad de cuestiones sobre mi salud de las que ni yo misma me hubiese planteado jamás, y ahí fue donde realmente me di cuenta que por fin estaba en el principio del fin.
Tras analizar todas mis pruebas, mis síntomas y a mí misma, decidió trabajar primero sobre la mucosa intestinal para poder calmar mis síntomas y recuperar mi barrera protectora, la falta de mucosas era lo que me estaba ocasionando tal sensibilidad que notaba literalmente los ácidos propios del estómago.

A través de un trabajo paralelo, entendimos por cómo habían surgido los síntomas, que el deterioro de mis mucosas intestinales y en consecuencia, la intolerancia a la fructosa, podía deberse a varios factores:
Una hipoclorhidria por largas tomas de protectores estomacales y medicamentos que derivó en un sobrecrecimiento bacteriano
Una infección de parásitos debido a una bajada del sistema inmune que provocó el estrés crónico.
– Exposición a tóxicos ambientales y metales pesados que junto al estrés bajaban mi respuesta inmunitaria.
Vaya, el pez que se muerde la cola…

Las fechas, los síntomas y los acontecimientos encajaban, pero yo jamás me lo hubiese planteado.
Tantísimas veces me dijeron otros profesionales que podía ser todo por estrés y yo solo pensaba que me trataban de loca…
Pienso que si quizás me lo hubiesen explicado así, hubiese llegado antes a la diana de todo…

Mientras seguía trabajando las mucosas con suplementación, mi dieta y estilo de vida cambió por completo.
Aparte de utilizar la dieta fodmap y notar mucha mejoría, mi mayor cambio fue eliminar por completo todos los productos procesados, el azúcar y el gluten de mi vida.
Incorporé el ejercicio, el contacto con la naturaleza, el control de mi estrés a través de métodos de relajación y la exposición a los tóxicos en mi hogar. No hay nada de lo que hoy en día esté más orgullosa de haber hecho.

Tras trabajar las mucosas, empezamos a incorporar enzimas digestivas para recuperar el ácido de mi estómago (ese que me había cargado yo misma con mi estrés crónico y los protectores…)
Hasta el momento, ambos tratamientos fueron con suplementación natural. Pero debido a que mi mejoría iba más despacio de lo que yo ya estaba dispuesta a aguantar (como es lógico después de tanto tiempo…) le pedí a mi PNI que el siguiente tratamiento, que era el de los parásitos, me lo pautase con antibiótico para poder agilizar el proceso de mejora.

Como todo en esta vida tiene su parte buena y otra no tan buena… Tras una semana de finalizar el tratamiento para la Giardia (posible causante de mi deterioro intestinal) ¡¡mi acidez desapareció!!

Estuve unas semanas con acidez intermitente, pero un 9 de noviembre de 2018 mi acidez desapareció por completo después de más de 9 años… Imagínate mi felicidad…
Te animo, entre estas líneas a que te fijes este objetivo con fuerza, porque está ahí, detrás del esfuerzo y la constancia, como todo en esta vida…

La parte no tan buena resultó ser que a raíz de tomar el antibiótico para tratar los parásitos empecé a tener descomposición diaria supuestamente provocada por un desequilibrio con la histamina, además de que, aunque la acidez se había ido, quedaba mucho por hacer en relación al sobrecrecimiento bacteriano y sus síntomas…

Que desaparezca un síntoma no quiere decir que esté todo solucionado.

Mi PNI me recomendó realizar un test de disbiosis para saber cómo estaba mi microbiota y poder actuar sobre bacterias específicas para dominar el sobrecrecimiento bacteriano (SIBO) y la disbiosis que sufría por tantos años de desajuste constante.
Entendí por fin que para dominar ese equilibrio no solo era necesaria la suplementación, hay muchos otros aspectos que interfieren en las patologías autoinmunes y además son aspectos que solo están en manos del afectado.
El ejercicio, el contacto con la naturaleza, la meditación y el yoga, una alimentación basada en alimentos de verdad, un hogar libre de tóxicos gracias a aceites esenciales naturales… Y lo más importante; Estar tranquilo y en paz con uno mismo.

Aún a día de hoy sigo acudiendo a las clínicas Regenera o pasando consultas online con ellos, porque aunque hemos conseguido eliminar al 99% todos mis síntomas, cuento con ellos para cualquier aspecto de mi salud y la de los míos.

Lo que más valoro de la Psiconeuroinmunología de Regenera, es que a raíz de haberme querido conocer en profundidad, han podido ayudarme realmente y me han brindado la oportunidad de conocerme a mí misma.
Ahora entiendo cómo reacciona mi cuerpo ante alimentos o situaciones y gracias al conocimiento sobre patologías autoinmunes que he adquirido con grandes profesionales, sé actuar sobre mí misma de manera natural y con consciencia.

No hay nada como entender para poder actuar, sin entendimiento no habrá consciencia, y sin consciencia no habrá implicación propia.

Ahora que sabes que es posible mejorar tu salud con conocimiento y abordando temas específicos junto con profesionales puestos al día...

Permíteme que te pida paciencia, esfuerzo, optimismo y esperanza.

Para ir entendiéndolo más...

Salud y consciencia

La medicina integrativa

Conocer para complementarUna visión general sobre la persona La medicina integrativa no se considera ninguna especialidad concreta, sino que es

Leer Más >>
Profesionales y apoyo

Clínicas PNI

Psiconeuroinmunología clínica y evidencia científica profesionales actualizados Consultas privadas físicas u online DESDE DONDE PODER INICIAR EL PROCESO DE MEJORA

Leer Más >>
Salud y consciencia

El cerebro olvidado

El intestino Todo profesional de la salud de cualquier especialidad debería saber transmitir a su paciente que un sistema digestivo

Leer Más >>
Ariadna Pastor Sánchez

Ariadna Pastor Sánchez

Diseñadora gráfica y web: Ayudo a profesionales de la salud a crear un negocio online consciente acorde a su especialidad e identidad visual, para sacar partido a sus conocimientos y en consecuencia ayudar más personas afectadas.

¡Gracias por compartir!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

¡Me interesa tu opinión!

¿Cuál es tu situación actual?

Deja un comentario

Responsable: Ariadna Pastor Sánchez
Finalidad: Gestionar el comentario que dejes aquí después de leer el post.
Legitimación: Consentimiento del usuario
Destinatario: Los datos que me vas a facilitar a través de este formulario de contacto,
van a ser almacenados en los servidores del proveedor de email y hosting, que también cumple con la ley RGPD.
Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en
hola@ariadnapastorsanchez.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
Información adicional: En https://www.ariadnapastorsanchez.com/politica-de-privacidad/ de
www.ariadnapastorsanchez.com, encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso
de su información personal, incluida información sobre acceso, conversación, rectificación, eliminación, seguridad y otros temas.

Ey afectado, no dejes de ver estos artículos:

Patologías

Intolerancia al gluten

Celiaquía, sensibilidad e intolerancia¿Cómo se diagnostica a un celíaco? Se diagnostica bajo unos criterios que sirven para

Leer más >
Dietas

Dieta Fodmap

Antes de empezar la dieta Fodmap debes saber… Recientemente se contempla la opción de que cuando disminuimos

Leer más >
Pruebas

Pruebas parásitos

Las posibles técnicas“Para desenmascararlos” ¿Són más los casos de contagio por el crecimiento de parásitos o es

Leer más >

¿Buscas algo?

¡HOLA!

Un día decidí ayudar a personas en mi misma situación y aquí estoy hoy…

Leer más

CARNE DE PASTO

online

ey afectad@

ESTO ES LO QUE TENGO PARA TI

POR UNA VIDA

sin tóxicos

PROFESIONALES

online

Últimos artículos

Indícame tu nombre y el correo para darte acceso

Responsable » Ariadna Pastor Sánchez
Finalidad » Darte acceso a la Masterclass
Legitimación » tu consentimiento
Derechos » tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.
Información adicional: En https://www.ariadnapastorsanchez.com/politica-de-privacidad/ de www.ariadnapastorsanchez.com,  encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal, incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad, y otros temas.